sábado, 12 de marzo de 2011

Manifiesto Antipoético: Yo odio a los poetas

No creo, más allá de mi córtex, que aunque pasen los años, un poeta lea mi manifiesto antipoético. Primero porque un poeta no lee. Segundo, y la mejor razón, es porque todos los poetas están muertos.

No olvido, ni sobrio, que la inmortalidad existe. Y que aquellos pocos que han tenido el derecho de llamarse hombres y mujeres, mataron a la misma Muerte con versos sublimes.

Yo podría decir que no sé lo que es un poeta, que sólo los puedo identificar. Me lamento muchísimo que desde más de un siglo ya no he identificado ni a uno solo; y sin embargo, estoy por criticarlos.

Entrando en materia, ¡Por supuesto que sé lo que es un poeta!, y mi mejor forma de demostrarlo -si hiciera falta demostrarlo- es a partir que yo no lo soy.

Lo que manifiesto, de una manera absurda, como siempre, es la diferencia entre un Poeta y un Poeta Sublime. No es justo seguir utilizando un mismo calificativo para ambos, pues da pie a la confusión. Y eso estimados, sería gravísimo.

La pluma de Byron, comparada con la de Neruda, se difiere no más que en tecnología. Claro, Neruda es obsoleto señor, pues quienes lo leen difícilmente evolucionan. Creo que la misma Selección Natural de la que hablaba Darwin (no, él no es poeta, pero sí sublime) ha quedado obsoleta, por el momento. Pues ahora sobrevive en el mundo literario quien más falto de argumentos profundos esté. La misma sociedad escasea de intelecto y sentimientos.

¿Le suena al lector el apellido Keats? ¿O la sinvergüenza lo llevará a decir que no le conoce, pero que sí conoce a Coelho? Pues aunque sea así, ¡No lo diga por favor! No lo diga, porque él ni siquiera es poeta, sólo famoso, aunque su locura le salva.

Agregue idilio a este mundo y admita de una vez que usted no es poeta. Sobre todo si por prudencia piensa nunca decir que es poeta.

Odio a los poetas porque arruinan el mundo, colaboran con este Absurdo Sistema al dejar caer La Lengua.

¿Acaso no es La Luna, un obstáculo a la magnificencia del infinito estrellado? ¿Entonces por qué seguir hablando de ella, si además todo lo que se debía decir ya está dicho de forma sublime, cuando usted no es sublime? Ya hubieron grandes relacionando su soledad, su personalidad, su sentir con el astro ¿Por qué usted le copia? Cree tener empatía o es que no encontró más astros allá arriba.

La belleza es  y debe seguir siendo única. Argumentar dos veces sobre una misma singularidad es una falta de respeto a la misma Belleza descubierta.



¿No es la lluvia, un montón de partículas de entre bosones y fermiones, que obstaculizan la luz cósmica? ¿Acaso no se habló ya sublime, de la cotidianidad de las gotas? Pues busque sus propios monstruos, aliméntelos, engórdelos y cómaselos, o déjese comer, pero que sean sus monstruos.

Estoy harto, muy harto de leer copias, harto de las malas palabras, harto de la antibelleza lingüistica. Harto de usted, poeta.

Como todo buen misántropo, me río con odio, y ahora de los poetas.

Los poetas han aprendido a copiar incluso los sentimientos, sin aprender a expresarse con los niveles del sentir, en vez del mismo sentimiento.

¿Ya buscó usted en internet quién es Keats? Felicidades poeta. Ahora cópiele, publique y espere adulaciones de sus otros amigos poetas. ¡Ah! Es que en estos tristes tiempos de ignorancia extrema, todo el mundo se cree poeta. ¡Todo el mundo está muerto!

Demasiado tiempo hablando de muertos. A veces mi ingenuidad me deja creer en la resurrección, cuando debe ser en la auto-resurrección. Es decir, la vuelta a la vida sin ayuda de terceros, menos cuando estos terceros no dan la cara.

Siempre es sano hablar de Poetas Sublimes, aunque yo prefiero leerlos. Sólo diré que el Poeta necesita, por su propio bien, evolucionar a Poeta Sublime. Esto conlleva, más que deseo, voluntad. No voluntad para ser, sino voluntad para abandonar lo que no le permite ser. Voluntad de renuncia: auténtica personalidad poética.

¿Imaginó Poe inmortalizarse con su alma tragada por la sombra de un cuervo?

¿Le importa a Shakespeare, desde su inmortalidad, los intentos de asesinato cuando eruditos aseguran su no autoría de The Rape Of Lucrece y otros poemas?

¿Quién es el verdadero Pirata? ¿El somalí en los charcos del mar Arábigo y océano Índico, o Espronceda dueño de cuanto abarca el mar bravío?

Podría mencionar a Víctor Hugo, sí. En su defensa decir que mienten cuando le llaman el padre del Romanticismo. Esto no es correcto, pues el Romanticismo es huérfano, apadrinado por muchos.

No mencionaré a más auténticos poetas, porque les respeto demasiado. Los malditos, los austeros, los dementes... todos ellos, sus nombres no deben ser pronunciados por el vulgo; sino sólo por aquellos cuya fortuna es igual de maldita, austera y demente. Tú no poetucho.

Aaah "Romanticismo", qué hermosa palabra, qué sublime término. El Poeta Sublime entiende lo sublime de tal palabra. El Poetucho ó Poeta, mal interpreta el Romanticismo.

¿Lo entiende? El camino a la grandeza no está en repetir. No está en calcar las acciones de otros cuyas condiciones fueron diferentes.

Tuve la última oportunidad de estar en un recital poético hace 3 años. Yo, emocionado con grandes expectativas, pues aun creía en los poetas.
No diré sus nombres, no es necesario, además no los recuerdo y tampoco buscaré el afiche.
8:30 de la noche aproximadamente. Tres personas. Uno joven, otro menos joven, y el otro que ni siquiera era poeta y menos joven, por no decir los 3.
Sus escritos, agradables. Tan agradables que eran perfectos para dormir.
En fin, lo único que pude notar, como en todo, es que usted puede ser un inútil y juntarse con más inútiles para formar un colectivo y llamar la atención. Los primeros "clientes" son los ignorantes.

Desde un punto de vista social está muy bien. Dese a conocer poeta, que lo conozca todo el mundo. Pero recuerde que un verdadero intelectual es leído y entendido por un verdadero intelectual. Un Poeta Sublime es leído por Sublimes. En cambio un poeta, por cualquiera.

¿Ya dije que odio a los poetas? ¿Sí? ¿No? Pues odio a los poetas.

¿En qué obscura cabeza cabe que, desde su nacimiento en el fondo del alma, intensas palabras pueden compartirse y dedicarse inmundamente a personas fuera de sí? Ha surgido por usted y está hecho sólo para usted. Parece que el mundo desconoce el egoísmo, el verdadero egoísmo, y no la moral vendida en sociedad.

El Romanticismo no es la entrega mágica y devoción profunda a terceros, sino a usted mismo.
La devoción profunda y entrega mágica a terceros se llama falta de personalidad, falta de Individualismo (filosófico).

Ahora, usted, poeta, ¿Se considera romántico?
Nooo, claro que no. Usted, poeta, es un ser muy sensible que ve el mundo de manera diferente y es capaz de expresarlo cuando lo desea. Pero esto a ser romántico, disculpe, pero es incorrecto.
Dígame, ¿Se ha expresado usted más allá del texto? ¿Ha pintado, dibujado, compuesto música, actuado? ¿Nada? ¿Y aun así se cree Romántico?

Le odio, poeta, por su pobreza. Pero no se vanaglorie, pues le odio poco comparado al Sistema. El primer pero no único responsable que usted no sea un Poeta Sublime.