miércoles, 22 de mayo de 2013

Cortazariano

Madrugada cuasifrancesa y cuasimetafísica. De esas de Horacio Oliveira, pero con un café hierve vientres entre escalas pentatónicas hierve mentes, emulando el mate cebado entre vinilos orquestrales. Lo único francés en la habitación: nombres en lomos literarios apilados en una geometría no tan espantante como ellos mismos; libros recogidos por fantasmas antidiurnos que discuten en cuadrigas. Lo único metafísico ahí: la capa cero del modelo OSI.

Afuera, a veinte codos, la ultraviolencia. Batazos torácicos y craneotomías instantáneas con flash venusino a bajos costos.
Drugos del tercer mundo, sin cabello y mentales (con la mente hervida):
- ¿Y las putas?
- A dos calles.

Al lado de la ventana, viendo llover al viento y ventilando visiones: yo, frío, cero grados, cero voltios... cero, creo, ocre... ¡anagramas! ... amor, Roma, mora.... locura, ocular, curalo. Cero amor, creo Roma, ocre mora. La locura cura del amor ocular y las moras de Roma son ocres, creo.

La vecina, Aurora la aurora. Marcha fúnebre a última hora. Trasnochadora a quien nadie adora...
(¡Shuuuuuu!)


Al otro lado de la ventana, otra vez yo:
  • Metafísico. 
  • Cuasi. 
  • Metafrancés. 
  • Misèrable. 
  • 24601. 
  • Ultraviolento. 
  • Romano. 
  • Horacio. 
  • Puto. 
  • Creo... pero también destruyo.


Ayer tuve un sueño. Fue sensacional. La gente vivía en libertad....
(shiuiuishui)
Cuba es la patria, Venezuela es la patria, Argentina es la patria, El Salvador es la patria...
(shiuiuishui)
Happy, Happy, Helloween, Helloween, Helloween. Happy, Happy Helloween, uh uh uuh...


Madrugada cuasifrancesa y cuasimetafísica. De esas de Horacio Oliveira ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... sin la Maga.

7 comentarios:

  1. Dónde estas? Te extraño. Aparece!

    ResponderEliminar
  2. Dónde estas? Te extraño. Aparece!

    ResponderEliminar
  3. Estimada Ketzer, cálidos saludos te envío esperando estés bien.
    Los brillos nocturnos aún tocan mis folios. Plumas en tinteros tibios y lápices sin punta mantienen su color. La habitación está aireada, todo en su sitio. He salido al jardín. Es primavera. Descubriendo que aquí afuera no pasan buses y siempre es de día. Escribiendo en los astros versos con letras tímidas, sonriendo desde el corazón. Espero un día encontrarte en tu casa de árbol. Seguro que si sigo caminando lo haré. Allí también se respira tinta fresca. No me detendré, lo advierto; no sé cómo detenerme (y no quiero). Me llevan de la mano. Me llevan hacia toda locura indescriptible -inescribible-, inefable.

    ResponderEliminar
  4. Por un carajo! Qué alivio! Desesperanzada busqué tu blog, y encontré respuesta. Siendo sincera, te crei muerto. Qué alegria que hayas vuelto! Te he extrañado mucho, a vos y tus letras. No te vayas, y si te vas de nuevo, quedate por siempre aunque sea solo conmigo. Besos y abrazos mi querido Ghâshgûl.

    ResponderEliminar
  5. Mi apología por mi ausencia. Hay muchos astros brillantes, tantos que el día dura más o dura menos (que he perdido la noción del tiempo, vamos). La tierra es la misma para ambos, Ketzer. aquí caminamos; sólo recordá que pasaré a leerte, tengás o no letras, tengás o no vida.

    ResponderEliminar